Datos del Autor

Mi foto

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

7/10/11

El día que Colón se fue del Cementerio

Colón Boca abandono

En 1981 Colón, que peleaba el descenso, recibía al Boca de Maradona en el Brigadier López. Con el partido 0-2 y disconformes con el árbitro, el equipo se retiró de la cancha.


Por Nicolás Lovaisa

El año 1981 fue uno de los peores de Colón en su historia. No sólo por el descenso, sino por las circunstancias que precedieron a aquel desenlace. Las buenas campañas de mediados de la década del ´70 habían quedado atrás. En 1980, Eugenio Marcolín tuvo que renunciar a la presidencia luego de una Asamblea en la que los socios, ofuscados por la libertad de acción de 23 profesionales por falta de pago, le pidieron que se vaya. En diciembre de ese año, Ítalo Giménez ganó las elecciones y volvió a hacerse cargo de la entidad.

Desde el inicio de la temporada, la grave crisis económica por la que atravesaba el club fue debilitando las aspiraciones deportivas. Algunos de los futbolistas que habían quedado libres arreglaron contrato con la nueva comisión directiva. En cambio, Rubén Rossi, Ángel Leroyer, Hugo Villarruel y Alberto Monzón, entre otros, se alejaron de Santa Fe. Rossi venía de ser titular en la Selección que ganó el juvenil de 1979 de la mano de Maradona y recaló en Talleres; Leroyer y Villita, ídolo indiscutido del pueblo rojinegro, fueron a Racing, mientras que Monzón continuó su carrera en Estudiantes.

Ítalo puso el grito en el cielo, pero no pudo hacer nada. Pidió un préstamo a la AFA, al igual que Racing. La Academia recibió ese dinero de manos de Julio Grondona, pero Colón no. El motivo: había sido beneficiado con un préstamo un año antes, y aún así no le había pagado a sus jugadores. La dirigencia se fue a los bosques de Palermo, en donde se entrenaban los futbolistas libres. Para achicar el margen de error, Ítalo se contactó con un técnico que venía de ganar todo con Boca: Juan Carlos Lorenzo, el Toto, que seis años antes había hecho historia en Unión.

Pero sin recursos económicos, la campaña, tal como se preveía, fue desastrosa. A medida que avanzaba el torneo y el descenso era cada vez más cercano, Ítalo sumaba frentes de batalla. Reclamó los puntos del encuentro ante Racing por la supuesta mala inclusión de Leroyer que, según él, aún pertenecía a Colón. Obviamente, la AFA, que había decretado la libertad de acción del jugador meses antes, falló en contra. El 19 de junio, armó una comitiva que recibió al presidente Roberto Viola, uno de los ideólogos del Golpe de Estado de 1976, y lo declaró socio honorario. Le pidió que anulara los descensos, pero Viola, acusado de crímenes de lesa humanidad e indultado por Carlos Menem, se limitó a agradecer aquel homenaje.

En retirada

El 26 de julio, Colón recibía al Boca de Diego Maradona, que peleaba mano a mano el campeonato con Ferro. A cuatro fechas del final, el Sabalero estaba último, con 21 puntos en 30 partidos (6 victorias, 9 empates y 15 derrotas, 25 goles a favor y 49 en contra). Argentinos tenía 22, Sarmiento 23 y San Lorenzo 24, y descendían los últimos dos equipos.

La salvación parecía imposible, pero había esperanzas. El partido era parejo, hasta que apareció la magia del Diez: se sacó de encima a varios rivales y habilitó a Escudero para el 1 a 0. En el complemento, se desató el escándalo. A los 4 minutos, el árbitro, Juan Carlos Loustau, expulsó a Wermer, según El Litoral, “de manera apresurada”. Cuatro minutos después, Cariaga agredió a Morete, pero Loustau cobró al revés: roja para el Xeneize y diez contra diez. Perotti puso el 2 a 0 y la historia parecía sellada. Sin embargo, el partido no terminó: Loustau expulsó a Rebottaro, lateral sabalero, y Colón se retiró de la cancha. Maradona intentó frenarlos, pero no pudo: “Les decía que si se iban era peor, que los únicos perjudicados iban a ser ellos”. “Lo único que recuerdo es que cuando expulsé a un jugador se fueron todos, sin siquiera protestarme”, recordó el árbitro.

Los futbolistas sabaleros denunciaron a Loustau en la comisaría por amenazas: “Nos decía que no pongamos la pierna fuerte, que ya estábamos en la B”, fue lo que declararon en sede policial, donde el árbitro fue demorado. Julio Grondona, en una actitud poco acertada si su intención era poner paños fríos sobre el asunto, no tuvo mejor idea que pedirle a Ángel Malvicino, presidente de Unión, que se hiciera presente en la comisaría para destrabar la situación y permitir que Loustau regresara a Buenos Aires.

Inmediatamente, temiendo sanciones de la AFA, Colón se despegó del hecho. “Fue una actitud espontánea de los jugadores”, aseguraron en un comunicado. Sin embargo, utilizaron aquel hecho como un argumento más para pedir la anulación de los descensos. Los futbolistas, por su parte, insistieron en que “no hubo nada preparado”. Pero las declaraciones del técnico, Enrique Fernández, fueron en sentido opuesto: “Es una decisión tomada por todos. La habíamos conversado durante la semana, tras las situaciones vividas en Córdoba ante Talleres, cuando el árbitro Romero amenazaba a nuestros jugadores con la expulsión”, le dijo a El Litoral.

La Asociación Argentina de Árbitros y la AFA salieron a bancar a Loustau. Carlos Mitchell, titular del Colegio de Árbitros, expresó: “No hay nada que reprocharle al árbitro por lo que pude ver por televisión y me sorprende la actitud de Colón, que la semana pasada nos envió un telegrama de felicitación por los jueces que lo habían dirigido”. Los clubes también le soltaron la mano al Sabalero: se comprometieron a no recurrir a la justicia ordinaria ante cualquier anormalidad en un partido.

La AFA sancionó duramente a los futbolistas: 12 fechas para Rebottaro y 9 a Cariaga por incitar a sus compañeros al abandono; 7 para Roldán, Favret y Casaccio; 6 para Comas, Piccard, Aráoz, Binello y Di Meola y 3 para Wermer. Fueron eximidos de toda pena Erni, Méndez, Bustingorria, Marioni y Luna. “Sabíamos que los jugadores se iban a ir de la cancha. Había algunos que temían que, una vez concretado el descenso, los hinchas los agredieran. Después de ese partido, no volvieron a jugar”, recordó un integrante de aquella comisión directiva.

Aquel partido provocó un enojo tan grande en la AFA que en la Memoria y Balance de ese año, por expreso pedido de Julio Grondona, se formalizó un “compromiso de los clubes y resguardo de los árbitros”. “Los que suscriben en sus calidades de presidentes de los clubes que más adelante se detallan, se comprometen por medio de la presente en nombre propio, de sus dirigentes, cuerpo técnico, jugadores de todas las divisiones, personal de maestranza, médicos y socios a no recurrir a la justicia ordinaria para el supuesto caso de que consideren que se produjeran anormalidades en los eventos futbolísticos donde sus instituciones participen a raíz del desempeño de los árbitros”, dice el acuerdo rubricado a fines de 1981, que también aclaraba textualmente -por si hiciera falta- que esas cuestiones “serán ventiladas ante el Tribunal de Disciplina”.

Una semana después, Colón se despidió de la máxima categoría. Con un equipo plagado de juveniles (ni siquiera llegó a poner en cancha los ocho profesionales que estipula el reglamento) cayó 4 a 1 ante Huracán. Ítalo no se dio por vencido y le pidió al General Juan Carlos Trimarco, comandante del Segundo Cuerpo del Ejército, también procesado por crímenes de lesa humanidad e indultado por Menem, que interviniera ante la AFA. Al igual que San Lorenzo (el otro descendido) reclamaba la suspensión de los descensos, entre otras cosas, por la “grave crisis económicas de los clubes”. No hubo caso: ni los contactos con militares, ni aquel abandono ante Boca, sirvieron para esquivar un descenso que se convirtió en un verdadero calvario para los hinchas sabaleros.

* Publicada en el libro "Tiempo Recuperado".
SHARE

Nicolás Lovaisa

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

  • Image
  • Image
  • Image
    Blogger Comment
    Facebook Comment