Datos del Autor

Mi foto

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

8/6/12

Las huellas de Candioti en La Plata

Candioti

El ex dirigente de la AFA y Colón tiene un pedido de captura desde esa ciudad por su participación en la represión ilegal durante la dictadura. La Interpol lo busca desde marzo. En Santa Fe, distintos testimonios lo involucran con la desaparición de un conscripto. Su última aparición pública fue en febrero de 2012, en el hipódromo de San Isidro, para el “Gran Premio Martínez de Hoz”.

Por Nicolás Lovaisa

En diciembre de 2013, la Argentina cumplirá treinta años ininterrumpidos de gobiernos democráticos. Muchos de los civiles y militares que participaron del genocidio cometido por la dictadura permanecen aún en el anonimato. A otros, en cambio, ni el paso del tiempo, ni sus intentos por reciclarse en democracia les sirvieron para ocultar un pasado que, inevitablemente, comienza a salir a la luz. Alberto Julio Candioti, dirigente de fútbol, hombre de confianza de Julio Grondona, ex vicepresidente de Colón, abogado de ascendente carrera durante el menemismo, asesor de letrado de la Unión de Trabajadores del Turf y Afines, es uno de ellos.

El 20 de mayo, Redacción Santa Fe publicaba una información llamativa: Candioti figuraba en la lista de buscados de la Interpol (Organización Internacional de Policía Criminal). La ficha de búsqueda aparecía sin su foto, pero los datos coincidían: su nombre completo, fecha y lugar de nacimiento. El delito por el que se lo buscaba: secuestro. Casualmente, la misma acusación que pesa sobre él por la desaparición de Roberto Daniel Suárez, un conscripto que realizaba el servicio militar obligatorio cuando fue secuestrado el 1° de agosto de 1977. En ese momento, Candioti se desempeñaba como Teniente 1° en la Agrupación de Ingenieros Anfibios 601, con sede en la ciudad de Santo Tomé, y era superior directo de Suárez.

A esa altura, ya había datos incuestionables sobre su pasado como agente de inteligencia de la dictadura. Su nombre aparecía en el listado de agentes del Batallón 601. Además, en un organigrama elaborado por el Equipo de Investigación, Apoyatura y Seguimiento de Causas de Lesa Humanidad, perteneciente a la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Santa Fe, se lo puede encontrar como “Tte. 1º Candioti Alberto Julio, en el listado de Oficiales pertenecientes al Batallón 601 sin jurisdicción que tuvieron destino en Santa Fe”.

Ahora, se suma un dato más: según pudo averiguar Redacción Santa Fe, el pedido de captura contra Candioti salió desde el Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal Nro 3 de la ciudad de La Plata, a cargo del juez Arnaldo Corazza. Allí, Candioti está imputado por “privación ilegítima de la libertad y torturas” ocurridas en la Brigada de Investigaciones de San Justo, provincia de Buenos Aires, uno de los centros clandestinos de detención del “Circuito Camps”, una de las causas por crímenes de lesa humanidad más importantes que se lleva adelante.

Candioti, quien está acusado de haber participado de la desaparición de Roberto Suárez en 1977, en Santa Fe, aparece como asignado al Destacamento de Inteligencia 101, con sede en La Plata, en los años 1978 y 1979. Su paso por la ciudad de las diagonales, al igual que en nuestra ciudad, parece haber dejado huellas imposibles de borrar. Por eso la Justicia Federal pidió su captura en el mes de marzo, y ahora sí comienza a quedar claro que Candioti no tuvo una tarea menor en la inteligencia militar.

"La tarea de los organismos dedicados a recolectar, almacenar, administrar y entregar la información desempeñaban un papel esencial en el impulso de los mecanismos de funcionamiento del aparato organizado de poder. Se ha acreditado que el Destacamento 101 también tuvo una intrínseca relación con el sistema de centros clandestinos de detención que operaba en la zona. Los secuestros y detenciones eran precedidos necesariamente por una labor de inteligencia que individualizaba a las futuras víctimas", afirmó la acusación en el inicio del juicio contra el ex jefe de ese destacamento, Alejandro Arias Duval. Para la querella, el rol del 101, al que Candioti reportó, no admite discusiones: fue “un apoyo imprescindible en la implementación y desarrollo de la represión clandestina".

Un dato por demás curioso: como publicó Redacción Santa Fe el 9 de mayo, Candioti integró una lista de abogados que “cumplían requisitos” para integrar el Jurado de Enjuiciamiento del Consejo de la Magistratura de la Nación “a partir del 01/03/2012”. Apenas unos días después, se pidió su captura.

¿Dónde está Candioti hoy? Según el padrón societario de Colón, donde figura como socio desde el 14 de enero de 1976, su dirección es Avenida Corrientes 1450, en Capital Federal. Es esa dirección la que publicitaba, en mayo de 2008, en el periódico del barrio Belgrano: “Mi Belgrano, información y opinión de vecino a vecino”. Allí puede verse la publicidad del “Estudio Jurídico Candioti, Hernández y Asociados”, a cargo de los doctores Alberto Julio Candioti y Santiago Hernández, “especialistas en derecho previsional”. En la guía telefónica además aparece un “Candioti, Alberto J”, ubicado a 25 cuadras de ese estudio jurídico.


La última aparición pública de Candioti fue el sábado 11 de febrero de 2012, en el Hipódromo de San Isidro, donde asistió para ver el Gran Premio Miguel Alfredo Martínez de Hoz. En la competencia se impuso Bogeyman, caballo del stud Keyser Soze, propiedad de Carlos Felice, Secretario General de la Unión de Trabajadores del Turf y Afines (UTTA) y presidente de su Obra Social (OSPAT). Ese día, Candioti recibió el premio en nombre del stud vencedor, por lo que no parece tener un lugar menor en el gremio del Turf ni en la obra social, donde figura como empleado. En algunos caballos, Felice tiene una sociedad con Fernando Marín, ex presidente de Racing.

El nombre del stud al que representó Candioti en distintas carreras es, cuanto menos, curioso. Keyser Soze es el personaje principal de la película “Los sospechosos de siempre”. Allí, Kevin Spacey es interrogado por la policía por una serie de crímenes cometidos por un grupo comandado por Keyser Soze, un mafioso a quien nadie nunca le vio la cara. En el final, cuando el interrogatorio termina y Spacey es liberado, el policía se da cuenta que a quien en realidad tuvo entre sus manos era al propio Keyser Soze, quien estuvo todo el tiempo frente a él, a cara descubierta. El policía, entonces, recuerda una de las frases de Keyser Soze durante el interrogatorio: “El mejor truco del diablo fue convencer al mundo de que no existía”.

Más información sobre Alberto Julio Candioti

* Publicada el 8 de junio de 2012 en Redacción Santa Fe.
SHARE

Nicolás Lovaisa

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

  • Image
  • Image
  • Image
    Blogger Comment
    Facebook Comment