Datos del Autor

Mi foto

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

2/12/13

El regreso de “Panchito” Paz a Colón complica a Lalo Vega

Eduardo Lalo Vega

Integraría la lista y eso motivó el alejamiento de José Vignatti. Paz fue un influyente dirigente Sabalero en los 80’ y luego uno de los principales operadores políticos de Carlos Menem. Fue el padrino político de Alberto Julio Candioti, ex dirigente de Colón y AFA, hoy procesado y detenido por crímenes de lesa humanidad y uno de los "convocados" por Víctor Brusa. 

Por Nicolás Lovaisa

El 8 de julio de 1989 Carlos Saúl Menem asumió el mando del país. Ese día nombró a quienes serían las principales caras visibles de la década menemista: Domingo Cavallo (Ministro de Relaciones Exteriores y Culto), Alberto Kohan (Secretario General de la Presidencia), Matilde Menéndez (Secretaria de Salud y Acción Social), Carlos Corach (Subsecretario de Asuntos Institucionales de la Secretaría del Interior), Julio Bárbaro (Secretario de Cultura), Erman González (Vicepresidente del Banco Central), Roberto Dromi (Ministro de Obras y Servicios Públicos), Ramón Hernández (Secretario Privado), Eduardo Bauzá (Ministro del Interior), Carlos Grosso (intendente de la Ciudad de Buenos Aires) y Juan Yofre (Secretario de Inteligencia del Estado) entre otros.

También algunos que no están tan presentes en la memoria colectiva, como Horacio Rodríguez Larreta, actual Jefe de Gabinete de Mauricio Macri en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, quien fue nombrado Subsecretario “C” de la de la Secretaría de Inteligencia del Estado.

En esa primera camada de funcionarios, que formaron parte del núcleo duro del riojano más famoso, había un santafesino cuyo perfil bajo contrasta con su influencia en ámbitos políticos y judiciales: Francisco “Panchito” Paz. El hombre de Anillaco lo designó como Subsecretario de Provincias de la Secretaría de Provincias del Ministerio del Interior.

Después, fue rotando, siempre dispuesto a operar donde el menemismo lo requería: tras la escandalosa renuncia de Grosso a la intendencia de Buenos Aires, Saúl Bouer ocupó su lugar y “Panchito” se desempeñó como “Asesor del Gabinete del Secretario de Gobierno de la Municipalidad”. Más tarde, Eduardo Menem, su íntimo amigo, lo colocó como interventor del PJ en Capital Federal.

Su fidelidad llegó hasta el final: fue el puente para que Carlos Melconián se acercara a Carlos Menem en 2003, con la intención de convertirse en Ministro de Economía. Su sueño terminó el 17 de mayo, cuando el riojano se bajó del ballotage en el que debía enfrentar a Néstor Kirchner. “Panchito” fue uno de los que dijo presente ese día en el Hotel Presidente.

“Panchito” Paz y el Capitán

Francisco Paz es el “padrino” político de Alberto Julio Candioti, hoy detenido en Montevideo, con pedido de extradición para ser juzgado en la Argentina por su participación en crímenes de lesa humanidad en Santa Fe y La Plata. Actuó, por ejemplo, en el centro clandestino de detención en el que nació Guido Carlotto, el nieto que la titular de Abuelas de Plaza de Mayo aún busca

La carrera de ambos es demasiado similar: Paz fue quien llevó a Candioti a Colón y los dos fueron representantes Sabaleros en la Asociación del Fútbol Argentino. Ambos mantienen una estrecha amistad con Julio Humberto Grondona. Candioti fue vicepresidente Sabalero durante la primera parte de la gestión de José Vignatti. Luego terminaron enfrentados.

Paz se radicó en Buenos Aires y, tras recibirse de abogado en 1988, Candioti partió también hacia allá. Mientras “Panchito” era uno de los principales operadores del menemismo en todo el país, el represor y espía del 601, ya reciclado en democracia, llegó a estar al frente del área jurídica del Registro Nacional de las Personas (RENAPER).

Además de la política y Colón, también los une su pasión por los caballos. Paz fue Gerente General de OSPAT, la obra social del personal del turf en la Argentina, cuya publicidad está en la espalda de la camiseta Rojinegra. Allí también trabajó Candioti, como asesor letrado. Lo hizo incluso cuando ya se conocía parte de su pasado como represor, se mantuvo allí tras conocerse su pertenencia al temible Batallón 601 y siguió cobrando su salario por unos meses aún con un pedido de captura vigente.

Paz sería uno de los vicepresidentes elegidos por Eduardo Vega, y su presencia irritó a José Vignatti, quien terminó mal su relación con Candioti y jamás tuvo un buen trato con Grondona. Al parecer, en su vuelta a la vida política Sabalera, “Panchito” Paz rompió la lista que parecía encaminarse, casi sin rivales, al triunfo.

A bancar a Brusa

Cuando estaba siendo juzgado por el Consejo de la Magistratura de la Nación, Víctor Hermes Brusa propuso una lista de 104 testigos que debían responder dos preguntas ante el organismo: “Si conocen al Dr. Víctor Hermes Brusa, Juez Federal de Santa Fe” y “si pueden referirse al crédito que éste goza en la ciudad de Santa Fe”. La nómina estaba encabezada por el ex Arzobispo de la ciudad, Monseñor Edgardo Storni, condenado a ocho años de prisión por abuso sexual. Brusa pensó que Storni saldría a respaldarlo, pero el religioso contestó por escrito y no aportó demasiado en su defensa: “Nunca he tenido trato frecuente y personal con él ni con su familia. He escuchado versiones a favor y en contra, no teniendo yo conocimiento directo acerca de la verdad real; y nada puedo decir de las opiniones entrecruzadas a su respecto, en razón de no ir más allá de comentarios”.

De los “convocados” por Brusa, pocos salieron a despegarse. Lo hicieron el entonces intendente de la ciudad, Horacio Rosatti (PJ); el ex presidente de la comisión investigadora del Banco Provincia, Alfredo Nogueras y el constitucionalista José María Benvenutti.

El lugar número 29 de la nómina fue para Francisco Paz. Augusto Borlle, quien fue dirigente de Unión en distintos períodos en los últimos años, fue ubicado por Brusa en el lugar 58. Más abajo, Brusa ubicó a Jorge Molina, ex vicepresidente primero de Unión, ex vicepresidente segundo del Partido Justicialista de Santa Fe y actual Secretario General de UPCN.

La lista de testigos era demasiado extensa y el Consejo de la Magistratura le solicitó a Brusa que le diera un orden de prioridad: “El número de testigos podrá ser limitado en razón al plazo previsto por el artículo 115 de la Constitución Nacional y a lo que dispone el artículo 26, inciso 4, de la ley 24.937. En tales condiciones, hace saber a la defensa que deberá establecer el orden en el que los testigos propuestos deben ser examinados”.

Rosatti, que había cuestionado su inclusión en la nómina, pasó del puesto 42 al 104. Los dirigentes deportivos, en cambio, subieron abruptamente en las preferencias del ex Juez: Paz ascendió cinco lugares (24), Borlle 13 (45) al igual que Hilbert (48), mientras que Molina creció cincuenta puestos en la consideración de Brusa y quedó en el lugar 53. Ninguno de ellos llegó a declarar en el proceso, aunque bien vale una aclaración: según se desprende de los expedientes judiciales, estaban dispuestos a hacerlo, porque ninguno se excusó ante el Consejo, como sí lo hicieron otros.

Más información sobre Alberto Julio Candioti

* Publicada el 2 de diciembre de 2012 en Redacción Santa Fe.
SHARE

Nicolás Lovaisa

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

  • Image
  • Image
  • Image
    Blogger Comment
    Facebook Comment