Datos del Autor

Mi foto

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

7/1/15

Antes de la caída de Bolsafe, la UNL puso a salvo su dinero



A mediados de 2012 Mario Rossini, titular de Bolsafe Valores, liquidó bonos que estaban destinados a los acreedores de una quiebra. Así, un millón y medio de pesos fueron a parar a manos de la obra social de la Universidad Nacional del Litoral que, a diferencia de otros "ahorristas", pudo recuperar su “inteligente inversión”.

Por Nicolás Lovaisa

Antes de su detención y a lo que sería el inicio de la “Causa Bolsafe”, Mario Rossini cometió un ilícito por el que hoy está tras las rejas y que, además, fue el punto de partida para la lo que el titular de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), Carlos Gonella, calificó como “el delito de fraude económico más importante de Argentina”.

En aquel momento el juez en lo Civil y Comercial de la Quinta Nominación, Diego Aldao, llevaba adelante el proceso de quiebra de “Tool Research Argentina S.A.”, una empresa que se dedicaba a la fabricación de motocompresores herméticos para refrigeración. En su mejor momento, entre la planta ubicada en Sauce Viejo y la de Rosario llegó a tener 1200 empleados, exportaba productos a distintos puntos de Latinoamérica y el continente asiático. Con la apertura de las importaciones, en la década del 90 comenzó su debacle. Tras la quiebra, 400 obreros quedaron sin trabajo, con un promedio de edad de 50 años.

A partir de ese momento se abrió una causa judicial, impulsada por los trabajadores, para poder cobrar una indemnización. Recién en 2011, 14 años después del inicio del reclamo, el Estado Nacional se hizo cargo de una deuda que la Comisión Nacional de Energía Atómica mantenía con la empresa: 2.555.852 pesos.

Para la efectivización del pago, según consta en la causa judicial que se tramitó en los juzgados locales, “se sugirió utilizar el mismo procedimiento utilizado para la percepción y distribución de títulos de la deuda pública en los autos Incidente de Cobro de Títulos de la Deuda Pública en autos Tool Research Argentina SA s/Quiebra”.

Fue así que los títulos se depositaron “en un agente autorizado” para lo cual “se propuso a la firma Bolsafe Valores SA con domicilio en calle San Jerónimo 2005 de esta ciudad”.

Una vez aprobado el “Proyecto Complementario de pago en dividendo de títulos” (es decir, qué cantidad de dinero le correspondería a cada trabajador) el beneficiario del dividendo podía optar por ordenar a Bolsafe Valores “que proceda a acreditárselos en una cuenta comitente a su nombre o bien le impartirá la orden de venta y pago en dinero de su producido”. También podía “optar por transferirlos a otro agente”.

Desde el juzgado se cumplieron todos los pasos para que los dividendos de la quiebra fueran a parar a manos de los trabajadores. Sin embargo, cuando en el mes de noviembre se aprobó el proyecto de distribución presentado por la sindicatura y se libró el oficio a Bolsafe Valores, ese dinero ya estaba en manos de la Obra Social de la Universidad Nacional del Litoral.

Un inversionista con suerte

A diferencia de muchos ahorristas que vieron cómo Bolsafe Valores caía y se quedaba con su dinero, la Universidad Nacional del Litoral (el centro de poder de la Unión Cívica Radical en Santa Fe) pudo, apenas unos meses antes del estallido, retirar sus fondos y cerrar su cuenta.

El 11 de abril de 2012 se depositaron en la subcuenta comitente 9652 “la cantidad Bonos de Consolidación en Moneda Nacional, 7ma. Serie, Valor Nominal 2.555.852 pesos más la cantidad de 203.635,97 pesos correspondientes a sus servicios financieros de renta que se encontraban en el Registro N° 5800/429092000 abierto a nombre de autos caratulados TOOL RESEARCH ARGENTINA S.A. S/CONCURSO PREVENTIVO (HOY QUIEBRA) y a la orden de ese Juzgado”.

Exactamente un mes después, el 11 de mayo, BV Emprendimientos ordenó a través de Valfinsa Bursatil la venta de 1.531.672 Bonos de Consolidación 7ma serie en pesos, “propiedad de quiebra Tool Research Argentina S.A.”, que producen el monto de 1.449.817 pesos.

El mismo día, BV Emprendimientos, otra vez a través de Valfinsa Bursátil, ordenó otras dos operaciones: 125.000 pesos se transfirieron a una cuenta del Banco Galicia mientras que 1.320.701 pesos fueron destinados para comprar 260.000 Boden 2015 en dólares.

La empresa BV se quedó con 3390 de esos bonos y le transfirió los restantes (256.610) a la Obra Social de la Universidad Nacional del Litoral, el 14 de mayo de 2012. Diez días más tarde, la UNL trasladó todos sus valores negociables a la cuenta comitente 106624, compuestos de la siguiente manera:

-256.610 Boden 2015 en dólares
-36.800 Boden 2012 en dólares
-407.639 Step Up 2038 en pesos
-407.639 Step Up 2038 en dólares

Esos 256.610 Boden 2015 en dólares, comprados con fondos que fueron sacados de manera ilegal de una cuenta destinada a pagarle dividendos a los trabajadores de Tool Research, según la cotización oficial de ayer representan 3.027.998 pesos. No sólo eso: si la UNL no se desprendió de ellos, cobró como renta desde mayo de 2012 hasta hoy 44.906,75 dólares. Los ex obreros de la empresa quebrada, en cambio, nada.

El 13 de agosto de 2012 la obra social de la casa de altos estudios cerró su cuenta comitente. Antes, claro, pudo recuperar el dinero que había invertido en Bolsafe Valores. Lo hizo a costa de un grupo de trabajadores que desde 1997 reclaman por la quiebra de una empresa, y justo antes del estallido que derivó en la detención de Mario Rossini y el inicio de una causa que hoy tiene en la mira no sólo a la estructura de Bolsafe Valores, sino también a Mercado de Valores del Litoral y el Banco Galicia como partícipes necesarios de la estafa.

¿Es normal que alguien como Rossini, que durante años supo cómo administrar el dinero para no quedar expuesto ante la justicia, tome dinero de una cuenta judicial para girárselo a un “ahorrista”, conociendo los riesgos de esa maniobra? La respuesta la da una fuente vinculada a la causa: “Rossini hizo eso sabiendo que estaba dejando huellas y no le importó. Sabía lo que estaba por venir. Podía dejar a algunos ahorristas del otro lado y a algunos no. Evidentemente eligió no dejar del lado de los que reclaman a la UNL. La pregunta, en todo caso, es por qué tomó tal riesgo con la UNL”.
SHARE

Nicolás Lovaisa

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

  • Image
  • Image
  • Image
    Blogger Comment
    Facebook Comment