Datos del Autor

Mi foto

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

16/12/15

De la zaga Tatengue a espía de la Fuerza Aérea

Gándola cubre la salida de Nánzer, en un partido con Atlanta, en 1956.


Amadeo Gándola jugó entre 1956 y 1957 en Unión. Llegó proveniente de Atlanta y luego pasó por Godoy Cruz e Independiente Rivadavia. Entre 1976 y 1983 fue uno de los PCI (Personal Civil de Inteligencia) que reportó a la Fuerza Aérea. Se suicidó en 2006.

Por Nicolás Lovaisa

La trayectoria de Amadeo Ramón Antonio Gándola indica que a fines de la década del '40 jugó para Atlético Paraná, en la liga local. Que en 1955 dio un salto importante en su carrera y pasó a jugar en Atlanta, en la Primera "B" (hoy B Nacional). Un año después llegó a Santa Fe, para vestir la camiseta rojiblanca entre 1956 y 1957. Y luego emigró a Mendoza, donde se desempeñó en Godoy Cruz e integró uno de los mejores equipos de la historia de Independiente Rivadavia.

Lo que no cuenta esa reseña deportiva es que, durante la última dictadura militar, Gándola fue uno de los PCI (Personal Civil de Inteligencia) que reportó a la Fuerza Aérea al menos durante el 1° de enero de 1976 y el 31 de diciembre de 1983. El rol de Gándola había pasado desapercibido pese a ser uno de los futbolistas paranaenses más destacados de su época. Siquiera salió a la luz cuando decidió quitarse la vida arrojándose desde un sexto piso en la capital entrerriana. Hasta que el periodista Edgardo Imas, historiador de Atlanta, encontró su nombre en la lista de los espías de los militares.


Su situación recuerda a la de otros ex futbolistas que también fueron agentes de inteligencia durante la represión ilegal. Uno de ellos también actuó en Santa Fe: Edgardo Andrada, el "Gato", que mientras atajaba en Colón era un "agente reunión" del Batallón 601. Según Eduardo Costanzo, condenado a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad, el arquero formó parte de la patota que secuestró a Osvaldo Cambiaso y Osvaldo Pereira Rossi, en 1983.

Otro es Juan de la Cruz Kairuz, que como futbolista jugó en Atlanta, Newell's y San Martín de Tucumán, y que durante la dictadura, mientras dirigía a Atlético Ledesma, integraba el grupo de tareas que secuestraba y desaparecía a militantes políticos. En una entrevista con El Gráfico, en 2001, reconoció que mientras estaba en Jujuy "el Jefe de Policía me ofreció el puesto, se puede decir que fui lo que se dice hoy un favorecido, un ñoqui". En esa misma entrevista reconoció que vivía dentro del Ingenio Ledesma, acusado en múltiples causas de complicidad con la dictadura. Kairuz fue uno de los que ingresó a la casa de Luis Aredes, el día de su secuestro.

A diferencia de Andrada y Kairuz, el nombre de Gándola no aparece, hasta el momento, en ninguna causa de lesa humanidad en la ciudad de Paraná. De todas maneras ya no puede responder sobre la función que cumplió para la inteligencia de la Fuerza Aérea: se suicidó el 15 de agosto de 2006, a los 78 años de edad, arrojándose desde el sexto piso del edificio en el que vivía.

En este sentido es importante destacar cuál fue la importancia de la inteligencia durante los años de plomo: la Corte Suprema de Justicia de la Nación, al confirmar las condenas del Juicio a las Juntas, sostuvo que “en fecha 24 de marzo de 1976, algunos de los procesados en su calidad de comandantes en Jefe de sus respectivas fuerzas ordenaron una manera de luchar contra la subversión terrorista”, que en primer lugar consistía en “capturar a los sospechosos de tener vínculos con la subversión, de acuerdo con los informes de inteligencia”.

Su paso por Santa Fe

Formación de Unión en 1956.
Formación de Unión en 1956.
Gándola se sumó a Unión en 1956. En esa temporada el equipo cumplió una temporada regular y terminó octavo entre 18 equipos, con 13 victorias, 9 empates y 12 derrotas. En 1957 el equipo levantó el nivel y realizó una gran campaña, pero no le alcanzó para el único ascenso que estaba en juego: terminó tercero, a 7 puntos de Central Córdoba, el campeón, y a 4 de Platense, el subcampeón. En ese torneo sumó 17 triunfos, 8 empates y 9 caídas.

Disputó además cuatro clásicos, con dos derrotas (ambas en 1956) y dos victorias (las dos en 1957). En el primero de ellos fue testigo de una de las situaciones más insólitas del fútbol local: la tarde en la que Pedro Gaetán, arquero de Unión, festejó el triunfo de Colón.

En esas dos temporadas compartió plantel con jugadores muy recordados en la historia Tatengue como el arquero Néstor Nanzer, los defensores José Ayala y Miguel Ángel Mieres, el volante Néstor Isella y los delanteros Julio Ávila, Virgilio Acosta, Carlos Castillo, Luis Ciacia y Luis Reyes Díaz, entre otros.

Gándola junto a José Ayala y Néstor Nanzer, en 1957.
Gándola junto a José Ayala y Néstor Nanzer, en 1957.

SHARE

Nicolás Lovaisa

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

  • Image
  • Image
  • Image
    Blogger Comment
    Facebook Comment