Datos del Autor

Mi foto

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

9/8/16

Treinta años para "Quique" Leiva, el barra que la CD de Colón quiso sacar de la cárcel



La Cámara Penal de Santa Fe confirmó la sentencia para Juan Abel Leiva, líder de la barrabrava sabalera, por el homicidio de Walter González Montaner y el intento de homicidio de Fabricio Alarcón. La condena se unificó con una anterior, por lo que deberá pasar tres décadas tras las rejas. En 2012 Rubén Moncagatta, vicepresidente de Colón, se ofreció como empleador para que "Quique" pudiera tener salidas laborales. Orlando Leiva, hermano de "Quique" y preso por "homicidio en riña", fue uno de los detenidos en Paraguay por los que Colón pagó 97 mil pesos para su liberación.

Por Nicolás Lovaisa

Con la firma de los jueces Sebastián Creus, Roberto Prieu Mántaras y Martha Feijoó, la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Santa Fe confirmó la condena impuesta a Juan Abel Leiva, alias "Quique", por el asesinato de Walter González Montaner y las heridas producidas a Fabricio Alarcón, el 13 de octubre de 2013, en el bar Fiji, ubicado en plena recoleta santafesina.

El juez Enrique Álvarez había condenado en primera instancia al líder de la barrabrava rojinegra a 17 años de prisión y una pena unificada de 24 años, ya que purgaba una condena por otro homicidio. Los abogados querellantes, Federico Lombardi y Zulema Rivera, y el fiscal Jorge Andrés apelaron la sentencia. La Cámara considera probado el hecho y condenó a Leiva a 30 años de prisión.

El hecho

En la mañana del domingo 13 de octubre de 2013 Walter González Montaner, que trabajaba como seguridad en el local nocturno "El Sheik", se encontraba en el bar "Fiji", ubicado en 25 de mayo al 3300. Había cerca de 30 personas en el lugar cuando se desató una pelea. Uno de los presentes sacó un arma de fuego y disparó contra González Montaner, provocándole la muerte. También contra Fabricio Alarcón, quien sufrió heridas de consideración, pero sobrevivió.

Los testimonios de los testigos son coincidentes: quien desenfundó el arma y disparó fue Juan Abel Leiva. Uno de ellos dice haber visto "exactamente el momento en que efectúa los disparos mientras intervenía en la pelea". En la causa se destaca que cuatro personas, sin ninguna vinculación entre sí, "coinciden en haber visto a la misma persona con un arma", a la que describieron "más bien tipo revolver, cromado o claro, por oposición al característico pavonado negro".

En contraposición, un testigo sostuvo la inocencia de "Quique", a quien dijo "no conocer". Sin embargo, la querella mostró varias fotos en las que aparecía junto a Leiva, por lo que para la Cámara "su credibilidad se encuentra severamente cuestionada".

La condena contra Leiva es por los delitos de "homicidio agravado por el uso de arma de fuego (artículos 79 y 41 bis del Código Penal) en concurso real (artículo 55 del Código Penal) con tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego (artículos 79 y 42 del Código Penal)".

"Quique" y "Nano" Leiva, el Pabellón donde están alojados y la sentencia contra "Quique".

El protegido de Moncagatta

En 2012, durante la gestión de Germán Lerche, el vicepresidente de Colón, Rubén Moncagatta, se ofreció como empleador de "Quique" Leiva para que pudiera disfrutar de salidas laborales, ya que cumplía una condena por homicidio.

Así quedó registrado en los registros del penal de Coronda. Leiva pidió "salidas laborales" para poder acogerse al beneficio de régimen de semi libertad: salir todos los días del penal para trabajar y volver por la noche. Para eso necesitaba un "patrón" y se presentó la Cooperativa de Provisión de Bienes y Servicios para Transportistas Terminal LTDA, de la cual Moncagatta era miembro. Como esa cooperativa tenía algunos problemas con el domicilio legal, resolvieron ofrecer como lugar de trabajo el taller mecánico de Mario Leiva, secretario de finanzas de Colón, sin parentesco con el barra. 

El trámite, del que se encargó Moncagatta en persona, no llegó a concretarse, porque a los pocos días hubo un incidente en el penal y "Quique" fue acusado de iniciar un incendio en su pabellón.

"Nano" Leiva y "Kaki" Muñoz

La noche del asesinato de González Montaner, junto a "Quique" Leiva estaban su hermano, Orlando "Nano" Leiva, y Jorge Alberto "Kaki" Muñoz, también con claros vínculos con la gestión Lerche.

"Nano" Leiva fue condenado a 2 años y un mes de prisión por el "homicidio en riña" de Fabricio Echagüe, ocurrido el 29 de marzo de 2015 en el barrio Centenario. En 2012, fue uno de los detenidos en Paraguay, tras la eliminación de Colón de la Copa Sudamericana, a manos de Cerro Porteño. En aquella ocasión, el club pagó 97 mil pesos por la liberación de los hinchas, entre ellos de "Nano".

Por su parte, Muñoz fue filmado por el programa GPS en 2010, dialogando con un dirigente, a quien le exigía ingresar en un partido de visitante ante Chacarita, en cancha de Argentinos. “Negro, ¿me podés decir con quién hay que hablar? Decime el nombre del jefe con el que hay que hablar”, pregunta Muñoz. Tras recibir respuesta, pide hablar con el “oficial Vázquez”.

"Kaki" empieza a perder la paciencia, levanta la voz y le dice a su interlocutor: “Hay una sola puerta visitante, estamos en esa puerta. La única que hay para entrar a la cancha. Si no mandá la plata loco, que sacamos la entrada. No la hagás tan larga boludo, dejá de perder tiempo al pedo”. Finalmente, identifica al dirigente con el que habla y le espeta: “Dale Rubén, hacéla corta por favor que ya empezó el partido”.


Por último, en el marco de la causa judicial que se sigue en los tribunales locales por el presunto delito de "administración fraudulenta" durante la gestión Lerche, declaró Claudio Daniel Klecha, quien se definió como un "colaborador" ad honorem de la institución desde 2004 (durante la presidencia de Horacio Darrás) hasta la finalización de la gestión Lerche, a fines de 2013.

Klecha se encargaba de cobrar el estacionamiento a los autos que ingresaban a la cancha auxiliar, los días de partido. Según afirmó, ingresaban cerca de 450 vehículos por partido, pero no todos pagaban: "Moncagatta me daba órdenes que si venía alguien de la barra no le cobre. Eran ocho o diez autos y como ochenta motos. Estaba el Kaki, el Mono, Ariel y otros".
SHARE

Nicolás Lovaisa

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

  • Image
  • Image
  • Image
    Blogger Comment
    Facebook Comment