Datos del Autor

Mi foto

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

28/4/17

“Yo firmaba los cheques en blanco”



Esa fue la insólita defensa de Carlos Marín, ex tesorero de Colón, durante la indagatoria por la causa que investiga la presunta administración fraudulenta en la entidad sabalera. Sostuvo que esos cheques en blanco “luego eran avalados por Marcelo Maglianesi y el presidente Lerche”.

Por Nicolás Lovaisa

Carlos Marín se sentó frente al juez Darío Sánchez y escuchó cuáles son los hechos que se le atribuyen: violación de los deberes a su cargo, uso abusivo de los poderes y autoridad investida como Tesorero de Colón, haber defraudado y perjudicado económicamente a la institución, entre otros. Eligió apuntar contra otros directivos, aunque su declaración no hizo más que dejar en claro que no cumplió su función: como tesorero, se dedicó a firmar “cheques en blanco”. “Yo lo hacía porque me decían que después lo avalaba el secretario del club, Marcelo Maglianesi, y el presidente Lerche. El que estaba arriba mandaba. Yo iba todas las mañanas al club, firmaba lo necesario, lo que los gerentes me pedían, y me iba a trabajar”, respondió el martes, en la sede de tribunales.

Parte de la declaración de Marín ante la justicia.

El juez le preguntó si sabía que su firma aparecía en la compra de un microscopio que costó 19.000 dólares. El dinero debía salir del bolsillo de Lerche, Maglianesi y Ariel Garcé, ya que era parte de la acción social para suspender el juicio, en el marco de la causa por la destrucción de la Virgen de Guadalupe. El microscopio fue donado, tal como estaba previsto, a la fundación Mateo Esquivo. Pero en lugar de Lerche, Maglianesi y Garcé, pagó “la víctima”, el club.

Según Marín, Lerche no le dijo para qué era ese dinero. “De ninguna manera, no me lo dijo. Repudio la acción y si se pudiera legalmente reabriría el caso para que la pena sea mayor por no haberla cumplido. Seguramente la firma mía en ese cheque fue de los tantos que firmaba en blanco”, precisó. Cuando la economía de Colón comenzó a complicarse y la bicicleta financiera de Lerche explotó, sostuvo que tanto él como la contadora María Belén Quillici le pedían que dejara de emitir cheques. “Nos humillaba y nos contestaba que éramos unos lúmpes”, rememoró.

Consultado sobre su posible participación en la firma de los contratos de algunos refuerzos, en los que se habría pagado una comisión más alta de lo habitual a algunos representantes, contestó: “Los contratos de jugadores los firmaban Germán Lerche y el secretario del club, con intervención del gerente (Ricardo) Lavini, que era la persona que tipeaba los contratos en AFA”.

El magistrado quiso saber también por qué su firma aparece en dos transferencias por 950 mil dólares, para las que Colón abrió una cuenta en el Interaudi Bank, con sede en los Estados Unidos. Sólo respondió que “creía” que había tenido que ver con la transferencia de Sebastián Prediger, pero no recordaba más. Sí recordó, en cambio, un viaje a la financiera Alhec Group (propiedad de Carlos Rivera, pero siempre vinculada a Julio Grondona) para retirar 450 mil dólares que abonaron al empresario Julio Baldi, por la compra del predio que hoy Colón posee a la vera de la autopista Santa Fe – Rosario.

Confirmó que fue uno de los destinatarios de las 210 líneas de celulares que pagó Colón durante la gestión Lerche. “Todo el movimiento de teléfonos, gastos, gastos de comida, viajes, ropa, era manejado por Lavini unipersonalmente”, agregó.

Sobre el ingreso por estacionamiento, informó que quien estaba a cargo era “el Sr. Klecha, que cobraba todas las entradas y me rendía a mí el importe, que luego se destinaba a los gastos del día de partido”. Claudio Daniel Klecha declaró en sede judicial, como testigo, el 10 de agosto de 2015. Ese día sostuvo que entregaba la recaudación completa del estacionamiento a Marín, que no le cobraba a la barrabrava por órdenes de Rubén Moncagatta y que los dirigentes “hacían asados con carne destinada a la pensión”.

Por último, y pese a su condición de dirigente, dijo que ignoraba que Colón pagaba el alquiler de un departamento en Puerto Madero, destinado, por contrato, a Germán Lerche y su familia. “Cuando nos enteramos que Lerche había alquilado un departamento en Puerto Madero, la versión que nos dio es que como él y Chemes iban muy seguido a AFA costaba menos que un hotel, pero nunca dijo que el departamento lo pagaba el club. De eso me enteré cuando me fui”.

SHARE

Nicolás Lovaisa

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

  • Image
  • Image
  • Image
    Blogger Comment
    Facebook Comment