Datos del Autor

Mi foto

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Escribí informes sobre los homicidos y los femicidios, también en la ciudad de Santa Fe. Trabajé en radio y escribí para Infojus Noticias y Cosecha Roja, entre otros. Docente.

16/8/17

Las cajas del Puerto de Santa Fe



La justicia ya tiene en sus manos el informe del perito oficial en la causa que investiga las irregularidades en el Ente Administrador Puerto de Santa Fe. Durante su gestión, Marcelo Vorobiof montó empresas a las que, un día después de su creación, se les adjudicaron obras sin aprobación del Consejo Directivo. Los cheques eran retirados por personas cercanas a Vorobiof. Uno de ellos está preso por homicidio. Según empleados del puerto, era sólo "un prestanombre". 


Por Maximiliano Ahumada y Nicolás Lovaisa

Marcelo Vorobiof es un hombre cercano al radicalismo. A tal punto que, en 2009, a través del decreto 1348, con las firmas del intendente Mario Barletta y el entonces Secretario de Gobierno, José Corral, fue designado para integrar el Consejo Económico y Social de Santa Fe, reservado, según puede leerse en la norma, para aquellos que posean “un alto reconocimiento social de los ámbitos del trabajo, la producción, la ciencia y la técnica”. Un año antes, a través de un decreto rubricado también por Barletta y Corral, su hija, Cecilia Vorobiof, fue contratada para cumplir funciones en la flamante Subsecretaría de la Función Pública. Se mantuvo allí hasta mayo de 2015 y defendió los intereres del Departamento Ejecutivo Municipal en su función de representante paritario.

En 2010, tras un acuerdo político con el socialismo, enmarcado dentro de las -por entonces- buenas relaciones dentro del Frente Progresista Cívico y Social, Marcelo Vorobiof fue designado presidente del Consejo Directivo del Ente Administrador Puerto de Santa Fe. Hermes Binner lo puso en el cargo y, más tarde, Antonio Bonfatti le ratificó su confianza.

Firmas de Corral y Barleta que designan a Vorobiof en el Consejo Económico y Social
Dentro del puerto solía prestar servicios la “Cooperativa de Trabajo Estibadores Puerto de Santa Fe Capital”. Pero Vorobiof llegó con otras ideas. En 2011, Rodrigo Carelli, técnico constructor, y su esposa, María Guadalupe Oroño, mecánica dental, crearon la empresa “Rumbo Portuario SRL”. Como gerentes fueron designados personas directamente vinculadas a Vorobiof: Fernando Molinari y Sebastián Alonso. La suerte de la firma es la envidia de cualquier emprendimiento: apenas un día después de su creación, sin tratamiento del Consejo Directivo, el Puerto le asignó obras de “desmalezamiento y mantenimiento de espacios verdes”. Cobró por diferentes obras entre el 22 de diciembre de 2011 y el 13 de noviembre de 2012 un total de 1.094.957,76 pesos. Según el cambio de aquel momento el equivalente a, aproximadamente, 245 mil dólares. En total, le adjudicaron tareas por más de 2 millones de pesos.

“Esa empresa se creó para facturarle al Puerto sin hacer nada. Todas esas tareas se realizaban con máquinas, combustibles y camionetas del propio puerto. A veces incluso las tareas las realizaban gente de la Cooperativa, ni siquiera de la empresa”, afirmó un trabajador del EAPSF, que pidió reserva. Algunas de las órdenes de pago fueron firmadas por personas de las que “se desconoce su relación con la empresa contratista”. Una de ellas vinculada a la empresa Las Brisas, dedicada a la producción de productos orgánicos y propiedad de, no casualmente, Vorobiof, un “proyecto de familia”, tal como puede leerse en su sitio.

Carelli y Oroño luego sumaron a la sociedad a Aníbal Daniel Carioliche. Fue uno de los que retiró órdenes de pago provenientes del Puerto. La pericia sostiene que dichas órdenes fueron “firmadas de conformidad” por él. Sin embargo, agrega “aparentemente”. Es el único caso en el que el perito hace dicha aclaración. Seis meses después, la justicia dispuso la prisión preventiva de Carioliche, por el homicidio de Antonio Bernabé Báez, ocurrida en “Villa Corpiño”, Alto Verde, el 6 de junio de 2013. Según las crónicas periodísticas de esos días el asesinato fue la manera de zanjar una discusión por unas chapas. Báez, a quien apodaban “Galleguito” y trabajaba en la cocina de uno de los bares más conocidos de la capital provincial, recibió seis balazos.





Carioliche también figura como proveedor, sin aprobación del Consejo, en distintas contrataciones que realizó el Ente, como por ejemplo la “limpieza de elevadores de descarga de cereales, limpieza de silos, sótanos y tolvas” por las que percibió, supuestamente, un total de 163.962,08 pesos (aproximadamente 38 mil dólares).

Pese a ser uno de los titulares de Rumbo Portuario, que en poco más de seis meses logró contratos por más de 2 millones de pesos (al cambio de la época, más de 500 mil dólares), y de proveer como particular servicios al Ente por casi 40 mil dólares, la situación económica de Carioliche deja en claro que no recibió, pese a su presunta posición dentro de la empresa, sus correspondientes dividendos. “Carioliche fue un prestanombres. Lo hicieron firmar y sólo retiraba cheques, siempre acompañado por otra gente, cercana a Vorobiof. Eliminaron la vieja Cooperativa y crearon la empresa. Así, el dinero comenzó a salir del puerto para terminar en una empresa integrada por gente vinculada al directorio”, agregó otra fuente que cumple funciones dentro del Ente.

No sólo empleados del puerto piensan que Vorobiof armó empresas “fantasmas” para quedarse con dinero del EAPSF. En su momento, el fiscal Jorge Andrés sostuvo que Rumbo Portuario “ni siquiera estaba regularizada cuando se le adjudicó la obra, faltaban requisitos impositivos y fiscales que regularizaron después con el correr de los días”. Cuando la justicia allanó la “empresa” quedó claro que allí sólo había una casa, habitada por el matrimonio Carelli-Oroño.

La maniobra fue tan burda que cuando el Ministerio de Trabajo inspeccionó la empresa y se requirió la presencia de un gerente, apareció en escena Sergio Vázquez, casado con Cecilia Vorobiof, que en ese momento ya cumplía funciones dentro de la gestión Barletta. 


* Publicada el 16 de agosto de 2017, en Diario Santa Fe.
SHARE

Nicolás Lovaisa

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

  • Image
  • Image
  • Image
    Blogger Comment
    Facebook Comment